Hablamos en el podcast de Susurros Jurídicos sobre la inteligencia artificial en el ejercicio de la abogacía

En el mismo, podéis escuchar, por un lado, cuáles son los principios de la usabilidad de la inteligencia artificial aplicada a la PYME o al profesional y a su mapa conceptual en cuanto a sistema de organización y, por otro lado, bajado a tierra con ejemplos prácticos de como la IA viene al rescate de los abogados, en cuanto a ahorro de tiempo y, en consecuencia, aumentar la productividad del pequeño despacho, enfocado sobre todo en aquellas tareas que aportan poco valor al profesional y en muchas ocasiones son repetitivas.


A la respuesta de ¿si la IA va a suprimir a los abogados?, Juan Carlos lo tiene claro. Su repuesta es NO y así la justifica: el trato personal dado a los clientes por sus abogados, el acompañamiento en la larga instrucción de los procesos judiciales, así como el apoyo emocional y técnico, además claramente de la defensa en Sala; son a fecha de hoy servicios que sólo los pueden llevar a cabo el ser humano, y en los que el profesional de la abogacía tiene que sacar sus habilidades asertivas, como son la escucha activa, la empatía con su cliente y la atención personalizada. Valores que un letrado no puede dejar pasar por alto con su ejercicio.

“Si quieres escuchar el podcast en el portal de Susurros Jurídicos pulsa AQUÍ

La herramienta de inteligencia artificial elegida por nuestro abogado es ChatGPT 4.0., en las versiones profesionales: PLUS y Team, donde prima la privacidad de la información con la que el usuario entrena a su propio modelo de IA, lo que se conoce como base documental o KnowLedge. Aquí insiste Juan Carlos que a fecha actual usabilidades hay cientos, pero que habrá miles y más con el propio Store que ha creado la herramienta y donde incluso puedes compartir tu propio GPT mediante el link facilitado en el Store. Debido a la temática y el público objetivo del podcast la mayor usabilidad de la IA la enfoca al ejercicio de la abogacía y a los mapas conceptuales que existen en el pequeño despacho de abogados o en caso de profesionales independiente, por lo que muestra los siguientes ejemplos, en el que se podrían llegar a crear diferentes GTPs por áreas del despacho trabajadas, cómo podría ser derecho de familia, procesal civil, despidos, laboral, phishing bancario, penal, derecho sanitario, contencioso administrativo, cláusulas suelo, tarjetas revolving, …; en donde se pueden llegar a subir a nuestro GPT un total de 10 ficheros, que podrían ser pocos, pero con una capacidad de 512 MB, esto traducido en documentos pdfs unidos y optimizados supone cientos de escritos judiciales, sentencias, …; textos con los que nuestro modelo de IA se va a entrenar.

La principal diferencia en la versión profesional de ChatGPT es que la base de conocimiento utilizada para entrenar la IA, como ya hemos dicho no se va a compartir con terceros ni van a alimentar al modelo de ChatGPT, con lo que gozas de la privacidad y confidencialidad de la información y, en consecuencia, el cumplimiento normativo en materia de protección de datos. Esto nos permite a los abogados poder aportar nuestra enorme base documental de sentencias y modelos de escritos judiciales.

Una vez subida la información al área jurídica elegida, lo que nos toca crear es lo que se conoce como PROMPT, para indicarle a la IA que es lo que tiene que hacer y es aquí donde surge la magia, es decir, no hace falta tener ningún conocimiento informático para hacerlo, sino con instrucciones en lenguaje natural, la IA nos va a entender y va a aprender, en cuanto nos devuelva resultados que no son correctos, en los que le indicaremos cual es el error y como corregirlo.

Básicamente en el prompt definiremos, los siguientes campos:

  • Identificación: Para indicarle nuestro perfil profesional, en este caso que somos abogados, y que utilice si es el caso el lenguaje formal o incluso que se nutra de palabras o expresiones jurídicas que podemos haberle aportado antes en nuestro knowledge.
  • Público: Es decir, el destinatario del escrito. En este sentido, si es un escrito judicial no ceñiremos a los ejemplos que le hemos aportado en nuestra base del conocimiento. Pero podría ser otro, por ejemplo, si queremos resumir una Sentencia para la publicación en nuestro blog de la página web del despacho, el resumen de una reunión o documento, …
  • Contexto: Habrá que indicarle al GPT el modelo de escrito que queremos que genere, si queremos que utilice uno de los anteriores dados, también que busque jurisprudencia en la base documental creada en el GPT, …
  • Tarea: Proporcionaremos detalles al modelo para que vaya aprendiendo, por un lado, de las estructuras de los escritos aportados y, por otro lado, de las sentencias que constan en la base de conocimiento relativas a la materia.
  • Presentación: Nos sirve para indicarle el número de palabras que queremos que tenga el escrito, el esquema del documento, …; también podríamos indicarle que lo queremos que extraiga los datos en un fichero excel organizado por columnas o campos, en formato CSV y así un largo etcétera.
  • Por último, y más importante, son los ajustes, es decir, una vez ejecutado el prompt, la herramienta nos dará un resultado que probablemente no se ajuste a lo deseado, pero si vamos corrigiendo esos errores al final la IA aprenderá y es cuando la magia fluye, y podemos crear documentos legales con seguridad jurídica y mucha calidad a golpe de clic, permitiendo al profesional ahorrar mucho tiempo el cual puede emplear en tareas más productivas, como es la relación personal con el cliente, que como hemos dicho la IA a fecha no puede hacerlo de manera humana.

Ojo, que la inteligencia artificial también tienen sus riesgos y, en este sentido ,hay que ser precavido y cumplir lo regulado en materia de protección de datos, confidencialidad de la información y cualquier otra cuestión legal como secreto empresarial y otras brechas que depende del mapa conceptual de la organización puedan darse. Aquí como hemos dicho la versión de pago de ChatGPT, nos permite que nuestra base documental no entrene al modelo general de la IA. Pero ojo, que previo a la implantación del Sistema en la PYME tendríamos que venir a cubrir temas legales, como pudieran ser la firma de modelos contractuales para que el empresario tenga seguridad jurídica del uso de la IA dentro de su organización y, segundo, formación a sus empleados, a la vez que concienciación de los riesgos a los que se pueden enfrentar, pero también de sus virtudes donde la utilización de la IA le permitirá al trabajador el aumento de la eficiencia y la productividad en su puesto de trabajo.


Contacto: info[arroba] tecnogados.com

Profesional con perfil jurídico e investigador tecnológico. #PruebaTecnologica #CadenaDeCustodia @fernandez_jcar @tecnogados

Related Posts